jueves, 19 de abril de 2007

S.O.S.



Recuerdo

una casa de color azul

con una puerta de entrada

y otra de salida.


Unas flechas de neón parpadeantes

las señalan.



Es la casa de los despistes.
-
Todas las puertas tienen

sus llaves colgando en la cerradura.


Las luces encendidas

que nadie recordó apagar

alumbran mesas

repletas de correo atrasado

y facturas sin pagar.
-

Allí todos los cumpleaños

y aniversarios

pasan

sin pena ni gloria.
-

Los paraguas pierden a sus dueños,

y las plantas mueren sin regar.
-

La última vez que entré

Olvidé la cabeza allí dentro
-
Salí a tientas por la entrada

Y ahora no veo

las flechas de neón parpadeantes

para volver a entrar a buscarla.

14 comentarios:

Aylén dijo...

Como sea, al menos sabes donde está la casa; podrías buscar la entrada a tientas y la encontarías como lo hiciste con la salida.

Beso

Sari dijo...

Hola Carmen!!!!
Cuando encuentres la entrada y tu cabeza!!! Dame la dirección tengo todavia algunos sentimientos, objetos varios... en busca y captura. Me encanta ese lugar y creo que es buen lugar para dejar la cabeza olvidada, para que se me oxigene un poco...
Un PuÑadito de Besos Linda....

Sirenita dijo...

Déjate guiar por el corazón. Encontrarás la entrada antes de lo que imaginas.
Un beso.

Danelí dijo...

Olvidamos los caminos, mas no los lugares precisos sobre los cuales se erige la emoción (y la poesía).

=*

Botas de agua dijo...

Me encantó el post, me encantó la página con sus imágenes, palabras, el diseño... Qué placer descubrirte.

Botas de agua dijo...

Perdón olvidé (son las horas): el nombre del blog y la cita de benedetti... pero quién puede ser Carmen?

thirthe dijo...

jo...er...casi describes mi casa!

Carmen dijo...

Aylén, volveré a tientas, tanteando las fachadas azules sin verlas, me colaré por la puerta de salida (para no perder la costumbre) e intentaré recuperar mi cabeza. Espero no traerme una equivocada ;-) Un besote


Sari, mi niña, todos tenemos algo dentro de esa casa. Es inmensa, llena de corredores y pasillos hasta arriba de recuerdos olvidados… te daré la dirección, descuida… en cuanto recupere la cabeza, ya sabes :-) Un besote grande, caperucita

Sire, cielo, me dejaré llevar… a veces es tan sano! Te contaré si encuentro la entrada y recupero mi cabecita. Te lo contaré ;-) Un besazo

Carmen dijo...

Danelí, tantas veces se olvida el camino, guardando únicamente el lugar adonde llegamos… aynnnsss y tantas veces el camino es el verdadero lugar que merece ser recordado! Pero la poesía permanece, en cada rincón, en cada pedazo de existencia. Incluso en la nada, está la poesía. Me encanta encontrarte por aquí.

Bota de agua, y a mí me encanta leerte en mi rinconcito. Gracias gracias y gracias :-) Carmen es esta chica que te escribe, mientras suena una canción llamada “Could be anything” y soporta la resaca, ganándole el pulso a un domingo largo, muy largo… El placer es mío. Un besazo

Thirthe, jajajaja que pena que con el despiste no te reconozca al cruzarnos por el pasillo… Un besito

amsha dijo...

Genial, como siempre. bonita frma de expresar.1saludo

Carmen dijo...

amsha, pues muchas gracias. Un besito

tron dijo...

ey! pues a mi me parece que tiene su encanto esa casa azul, con sus neones y sus despistes.. vaya, que no me suena extraña, lo cual llama mi atención..

y si olvidaste allí la cabeza de dónde sale su recuerdo? pues de donde te haya salido seguro que tambiés sabe llevarte hasta la salida por donde poder volver a entrar y recuperar tu cabeza..

quédate con las señas la próxima vez, por si acaso.. beso.

Carmen dijo...

tron, yo es que siempre pensé que el recuerdo te late en el pecho... pero quizá sean cosas mías, no sé :-) quizá si escucho atenta, pueda llegar de nuevo a la casa, y recuperar mi cabecita loca. Un besote

Alice ya no vive aquí dijo...

Cierra los ojos niña, a veces sólo así la intuición que dicta el corazón nos guía allí donde nuestros pasos quieren ir pero nuestros ojos no encuentran.

Cierra los ojos y al abrirlos, estarás en casa.

Millones de besos, preciosa