jueves, 3 de enero de 2008

¿cómo es la sombra de un baobab?



también se escucha
hay lecturas obligadas que son todo un placer
si se comparten con un ser inquieto por la vida
como el pequeño E.

Hay días que amanecen más despacio.
así,
muy lento,
suave y dulce,
como un pequeño vals...

y miras al cielo
mientras trenzas los flecos de la bufanda
o intentas levantar en tu cabeza
unos nuevos cimientos rojos
donde albergar princesas
magos
y carrozas encantadas...

Picoteo golosa
las miradas de quien sabe bien-vivir
y amar bien.

Hay gente que no sabe querer.
Que quiere muy mal
y luego hace daño,
llega incluso a dejar sin aire
a quien más necesita.

Yo una vez,
alguna vez,
también quise muy mal.

Ahora que ya no tengo prisa.
estoy aprendiendo cosas nuevas.
Que es mejor regalar
el más triste banco de un parque
que castillos de rejas doradas.

También he descubierto
que me gustan más los cariños
que no pueden nombrarse.

Estoy rodeada de criaturas mágicas
y ellos no lo saben.
Me pregunto si mientras se peinan
o se lavan los dientes
se dan cuenta de cuanto valor tienen sus manos
o su boca para mi.


Esta mañana me mandaron en un sobre
un privilegio mágico,
me dice que puedo
'de la mano de Casiopea,
ir muy leeeenta para correr más
o, como en el país de las maravillas,
correr para quedarme en el mismo lugar..."

21 comentarios:

robasueños dijo...

qué bonita eres!

AviAdorA de metAl. dijo...

De El Principito lo que más me gusta es el pasaje del zorro ("si tú me domesticas, siempre seré tu amigo").

A querer también se aprende, vaya que sí. Buenas noches.

38 grados dijo...

ay qué bonito! de verdad me encanta como te las das con el bolígrafo y tu cabeza llena de palabras mágicas.

Un besote.

Aylén dijo...

Me has pintado un cordero. Se siente muy lindo por dentro, gracias.

Beso

eMe dijo...

...me encanta!!! hoy he desayunado con vosotros ;)...un beso preciosa y otro enorme para ese "principito"

claradriel dijo...

Qué bonita, qué bonitas tus letras, qué gran lectura esa del principito.

=)

Qué contenta mi mente imaginándote llenar de letras un cuaderno...
yo me voy a cocinar un rissotto, que, lástima, no puede ser para dos. ;)

José Luis dijo...

Por Dios, cuánta envidia me dan esas criaturas mágicas!!
Precioso catálogo de sentimientos.

La niña perdida dijo...

Ya lo decía el Principito, que lo esencial es invisible a los ojos...


=)

Niha dijo...

Yo también quiero un sobre de esos.

begusa dijo...

adoro los cariños que no pueden nombrarse... suelen ser los más diminutos y los más auténticos...
se suelen quedar para siempre en la memoria de mis pies...

Carol Blenk dijo...

Qué bueno es no tener prisa, verdad? Ojalá nunca volvamos a correr desesperados tras un reloj...
Un beso, guapa.

FER dijo...

¿Y cómo se quiere mal y se quiere bien? ¿Hay algún manual que lo explique?

Buena forma de comenzar 2008, con Saint Exupéry...

Mil besos

Isabel dijo...

Ay amiga,cómo se nota que sabes valorar esas cosas esenciales,pero invisibles a los ojos...
Me encantó,de verdad,Carmen.Un besazo.:-)

manuel_h dijo...

parece buena manera de empezar el año!

Carmen dijo...

robasueños :)) gracias

AviAdorA de metAl. me gusta mucho el significado ese significado de domesticar... claro que se aprende a querer mejor, y del mismo modo, si te descuidas, puede salirte un amor de lo más desaconsejable. Buenos días, nublados, niña con botas de agua

38 grados :)) pues me halaga, de corazón, que te guste. Un besazo pues

Aylén :)) qué miedo da pensar en si de repente un día ves un sombrero, en lugar de una boa engullendo a un elefante. Gracias a ti. Qué bien que lo sientas tan hermoso. Un besito

Carmen dijo...

eMe :) es uno de mis enanos-príncipe, ya sabes que ando de canguro expresssss jaja me alegro que te guste tanto. Un besazo, preciosa

claradriel, bonita, yo siempre he cocinado muy mal, sería lo último que hiciese para ti :)) me tiré de cabeza y empecé a dibujar letras en el cuaderno. Lo hago despacito, con cuidado. No quiero estropearlo. Imagíname sonriendo mientras lo hago. Muchas gracias por todo, preciosa :))

José Luis :pues muchas gracias por la parte que me toca ;) me alegra de verdad que os guste. UN besazo

La niña perdida, eso es... y normalmente, además de invisible, no se puede nombrar :) Un besazo

Carmen dijo...

Niha no me extraña, es un sobre mágico que llega de vez en cuando para alegrarme los días :) Un besito

begusa son los mejores, los que no tienen nombre, ni tienen un peso exacto, una proyección evidente... qué bien que lo entiendas. Un beso

Carol Blenk es lo mejor... ojalá no volvamos a correr desesperados tras de nada, niña... yo es que ya sólo tengo ganas de sentir cosas buenas, sabes? pido mucho, ya lo sé. Un besote, bonita

FER no, claro que no hay manual, pero uno sabe cuando está queriendo muy mal. Se trata de esas veces en que sufres más pensando en qué pasaría si perdieses a esa persona que disfrutando de ella, de lo bonito, de lo bueno que te ofrece, y le ofreces... no sé, chico, no se me da bien eso de teorizar... Un besazo

Isabel siempre tan amable. A mí me hace crecer sentir que os gustan mis cuatro palabras locas que dejo bailando por aquí. De verdad que me alegra mucho que os guste. UN besito, niña

manuel_h y de acabarlo, y de cruzarlo... no crees? :)) un besote

thirthe dijo...

estoy de acuerdo contigo, para mi el principìto fue la primera lectura obligada, en francés, en serio, que me abrió todo un horizonte. Fue un verdadero descubrimiento. Un placer.

y así, a pasitos cortos, para empezar el año, un privilegio mágico, muy leeeeeeenta para correr más

un besazo.

Carmen dijo...

he de reconocer, thirthe, que a pesar de tener un Principito en francés nunca lo leí al completo. Sólo de vez en cuando leo cachitos, para inventarme la pronunciación poniendo la boca rara :)) a pasitos siempre, niña, más o menos rápido, pero a pasitos :) Un besazo guapa, el primero de este año par y bisiesto

Eva dijo...

Yo leí el Principito de pequeña y ¿puedes creer que no lo aprecié? Me parecía aburrido, quizá porque era una niña demasiado triste, demasiado adulta para la edad que tocaba. Hace poco lo releí y me encantó. Supongo que lo que me pasa es que he descubierto que nunca es tarde para apreciar la magia, o que simplemente voy al revés. No sé...

Un besote.

Carmen dijo...

Evita, niña, a mí me pasó algo parecido. Ha sido a través de los años cuando empecé a darle el valor que se merecía, quizá porque lo saboreaba más y mejor, sin ninguna prisa... no sé. Nunca es tarde para apreciar la magia, claro que no. Para eso menos que para nada, guapa.

Un besazo