martes, 22 de enero de 2008

Se me olvidó que te olvidé...

GACELA DEL AMOR DESESPERADO

La noche no quiere venir
para que tú no vengas,
ni yo pueda ir.

Pero yo iré,
aunque el sol de alacranes me coma la sien.

Pero tú vendrás
con la lengua quemada por la lluvia de sal.

El día no quiere venir
para que tú no vengas,
ni yo pueda ir.

Pero yo iré
entregando a los sapos mi mordido clavel.

Pero tú vendrás
por las turbias cloacas de la oscuridad.

Ni la noche ni el día quieren venir
para que por ti muera
y tú mueras por mí.

FEDERICO GARCÍA LORCA

11 comentarios:

38 grados dijo...

Qué magnifica mezcla, leer a García Lorca con el Cigala.
Seguro que hoy tararearé está canción todo el día.

aylén dijo...

un misterio esto de los recuerdos y los olvidos. al final, cual de los dos tejerá más vida en nosotras?
creo que prefiero recordar con amor o perdón si es necesario, a olvidar con odio y resentimiento. al menos en teoría, claro! ;)

escribirás tu algo al respecto?

besito

begusa dijo...

se me olvidó que te olvidé
y ahora no puedo más que intentar
cada día un poco
olvidar que en el fondo nunca te olvidé...
porque se me olvidaba que ya lo había hecho...
toma ya... jajaja
(mmm... qué canción)

.JL. en los afelios dijo...

(Matemática incognoscible.)

Ahora que ya no somos niños,
jugando en las aceras de las calles,
que no nos queda jabón para las pompas
y aprendimos a follar por vocación.

Ahora que volvemos a escribirnos solos
cartas de amor sin remitente,
que la lejanía no es exceso suficiente
para solventarnos las dilataciones de pupila
a la mañana siguiente.

Ahora regreso,
o tal vez regresas tu
en los viajes en el tiempo
que prometimos no inventar por si las moscas.

Ahora somos dos sin acritud
[1 + 1]
Siempre se me trabó la matemática
aunque te sume a ciegas los suspiros,
que marcan el espectro de tus elocuencias
y colores.

Sobre alguna impúdica enmienda,
me acojo sobre maniobras de vicisitud
recordando que en bajito me follabas a tientas,
y al contario que ahora el 2 no era multitud.

(lo escribi ayer, puede que vaya directo a una habitación de hotel)
;)

Carmen dijo...

38 grados es una canción fabulosa para tararear durante días :)

Aylén, al final una recuerda el recuerdo de aquello que una vez recordó... ¿y el olvido? cuando se olvida, no se olvida con odio, ni resentimiento... se olvida sin más. Pero vaya, es algo tarde para teorizar sobre un tema como éste jeje No creo que escriba al respecto, debería entender algo de todo eso para poder hacerlo. Un besazo, para ti

Begusa jajaja nunca te ocurrió algo parecido? a mí me pasa constantemente... Un beso

JL. en los afelios (qué trabajito me cuesta tu nick) es una maravilla de poema. Muchas gracias por compartirlo, por dejarlo por aquí...
"Ahora somos dos sin acritud
[1 + 1]
Siempre se me trabó la matemática
aunque te sume a ciegas los suspiros,
que marcan el espectro de tus elocuencias
y colores."
con esta parte me dejaste sin respiración un ratito ;) Una maravilla, de verdad. Un beso, grande

aviadora dijo...

GRACIAS por el detalle bonito, copiloto. Adoro a Federico y este poema es uno de mis prefes, ah...

Regalar poesía es de güena gente, sin duda. Bss-

Capitán Alatriste dijo...

Gracias por traernos este maravilloso poema de Lorca al recuerdo. Me gustan los poemas de amor desgarradores e hirientes, como no puede ser de otra manera.

Carmen dijo...

Aviadora, desde que soy tu copiloto (siempre me pregunto por qué no se acepta 'copilota') he leído más a Lorca. Qué buenas influencias contigo, niña. Gracias a ti, y un besazo hoy con más olor a jaras que nunca :)

Capitán Alatriste, uyyyy nada que agradecer. Es un mini-homenaje... los poemas de amor tienen que ser desgarrados, sí... y las cartas, como diría Pessoa, ridículas:
'Todas las cartas de amor son
ridículas.
No serían cartas de amor si no fuesen
ridículas...'

:) un besito

Carol Blenk dijo...

Qué casualidad. El otro día recuperé el CD de Bebo y lo estuve escuchando en bucle toda la mañana. Pasé la aspiradora, limpié la cocina, quité el polvo...y lloré con la canción. Ese disco es una joya.
La gacela de Lorca...increíble. Forma parte de algunos de los poemas que me parecen más "autobiográficos", supongo que porque son los que dedicó a algunos de sus amantes (somos así, los chismorreos literarios nos encandilan, ay)
Un beso, reguapa!

Carmen dijo...

Carol, es una maravilla de disco, yo no lo pierdo de vista jamás :) ¿sabes? mi madre siempre ha dicho que lo mejor contra la pena es tener las manos ocupadas. Así que cuando estoy triste me pongo a limpiar, y a llorar... la nostalgia y la sed de sur me pedían canciones como ésta, y a Lorca, claro que sí. (los chismorreos y todo de todo, soy una mitómana sin remedio)... qué alegría leerte por aquí, bonita. Un beso grande

Bachatadharma dijo...

Vaya tema...

Los vi en el Patio Chico de la Catedral de Salamanca. Uno de los mejores directos que he visto, íntimo y poderosísimo.

Gracias por estos minútos mágicos

Un saludo