lunes, 7 de abril de 2008

y me echo a llorar como una niña a oscuras



Una vez me perdí en la feria,
tendría unos 6 años.

Le di la mano a un señor que no era mi padre.
Recuerdo que me miró y me di cuenta.
Entonces lo solté muy rápido,
como si me hubiese dado calambre.

Eso no se me olvida.
No se me olvida que me dio mucho miedo.
Mucho mucho.

Después me puse a llorar y a llorar
y en seguida me encontraron.

Fue un susto grande,
pero por entonces
todo se curaba con algodón de azucar.

Esa sensación ha vuelto a repetirse.
De hecho
se convirtió en una especie de maldición,
un hito cíclico en mi vida.

Sentirme así,
perdida en mitad de una gran feria,
con traje nuevo y mucho miedo.

... y querer aferrarme a una mano
y por error,
agarrarme a la de cualquiera.

25 comentarios:

38 grados dijo...

Nos aferrarnos a esa mano porque necesitamos el contacto humano. Yo soy muy tocón (en el buen sentido de la palabra...). El problema es a quíen nos aferramos, o si lleva guantes y no nos deja saber cómo es su piel.
Un besote

Jin dijo...

Me pareció estar leyendo una pura metáfora de la vida: esa mano que siempre queremos agarrar, o que nos agarre... ¿por qué se nos hace tan difícil andar solos, hasta imposible a veces?

creo que las manos ajenas, desconocidas, nos salvan más de una vez. el peligro sólo existe en nuestros miedos. deja que te cojan la mano, de vez en cuando...

begusa dijo...

y dejar pasar los años
y...
tener arruguitas en el borde de los ojos
y los labios
y
sentirme todavía así,
perdida en mitad de una gran feria,
con vestido nuevo y mucho miedo.

... y querer aferrarme a una mano
y por error
agarrarme...
a la de cualquiera.

aylén dijo...

la lotería de la vida es extraña. entre los miles de millones de extraños que somos, sólo nos aceptamos a aquellos que repiten encuentros con nosotros. la repetición los convierte en conocidos.

me gusta mucho.

hans k dijo...

ojalá la vida fuera una feria!! :)

la verdad es que no me extraña que te diera miedo; estar de la mano de un desconocido a la vez que descubres que los que te pueden proteger no están a tu lado.

qué afortunado quien encuentra la mano adecuada en el momento preciso.

después dijo...

en fin, y con manos o sin manos, no he podido evitar acordarme de otra música y poner-te a cantar esto, con la única intención de provocar tal vez una sonrisa.

charo dijo...

UF...recuerdo que me perdí en una feria pequeñita pero a mi me parecía enorme, encontré a mi abuela!

thirthe

Noria dijo...

una feria puede ser como la vida: ruidosa, caótica, donde todo el mundo trata de divertirse y parece que lo logra pero por dentro son, tal vez, otras personas... Perderse así, es terrorífico.

También puede ser como la vida: luminosa, ilusionante, llena de posibilidades, de pequeños regalos que te hacen feliz.

Creo que podemos elegir en qué feria perdernos, qué vida vivir.

un abrazo

N.

Alive dijo...

Y es que la vida es una feria..
y dificil decidir a k atracción subirte..sabiendo si te gustará estar arriba o no.

Espero q no tengas que marearte muchas veces en una de ellas..
y encuentres tu "preferida",para no bajarte mas!
Un beso

Isabel dijo...

Hay angustias que no desaparecen de nuestros recuerdos y que cíclicamente vuelven en sueños o en nuestra realidad.No te agarres a ellas,amiga.Ya encontraremos el camino de vuelta...
Un besazo y me encanta leerte.:-)

lanobil, dijo...

Mientras siempre exista esa mano, perderla de vez en cuando no será nunca definitivo, ni se instalará
para siempre el miedo.
Un saludo y espero que puedas visitarme.

Carol Blenk dijo...

Esto es impresionante. Ayer lo leí y no pude comentarte nada porque me había quedado sin aliento. Y hoy sigo igual.

Si fuera editora, te publicaba.

Un beso, guapa.

mis cosas in(visibles) dijo...

tranquila, eso nos pasa a todos, o eso creo yo,
pero también ocurre que por casualidad te agarras a manos maravillosas...
y eso compensa, a mi me compensa

Gwynette dijo...

A mi también me pasó en una feria!..pero no tuve miedo, me volví y allí detrás estaba tendida la mano enorme de mi padre con su abrigo azúl marino largo, guapísimo y sonriendo al ver mi pifia..y corriendo me agarré a sus faldones, ay si, el dulce algodón y los autochoques..qué de recuerdos !!! :-)

Petonets

AEROSTAR dijo...

carmela cuidatemeeeeee please!!!...yo me perdí una vez de peque y cuando me encontraron me dijeron "tú, tú eres un cabronazo que nos vas a joder la vida"...puff oyes que mala sensación también bss

aviadora dijo...

Te juro que eso también me pasó a mi. Yo miraba los fuegos artificiales, y de repente, me vi de la mano de una señora que no era mi mamá. Tampoco a mí se me ha olvidado. Una metáfora de la vida como otra cualquiera, vaya.

Muchas veces miro a los viejitos sentados en los bancos del parque. Todos están ya de vuelta de todo. Eso consuela porque te das cuenta de que la vida, por muchos altibajos que tengas al principio, acaba dándote serenidad.

Un beso, y "suerte con la exploración de tu propio abismo".

Carmen dijo...

38 grados, una mano es una referencia, también un punto de apoyo. Una forma de pertenecer, y permanecer, es seguridad… y sí, además, es contacto, son caricias. Hay quien te ofrece su mano durante tanto tiempo, que no puedes creer que cuando más la necesites, la haya hecho desaparecer… un beso

Jin, quizá el problema es que me descentré… andaba buscando una sóla mano a la que agarrarme y como no la encontraba me agarré a la de cualquiera… olvidando que había mucha gente dispuesta a sugetarme la mía. He de dejarme, sí… he de permitírmelo. Un beso enorme

begusa aysssss en realidad todo pasa. Caemos en los mismos errores, pero volvemos a superarlos. Un beso

Carmen dijo...

aylén, en realidad hay tantos extraños que se repiten, y jamás llegarán a ser conocidos… me gusta que te guste. Un besote

hans k la vida tiene mucho de feria, de parque de atracciones, incluso de circo ;) sí, no es nada raro que me diese miedo, tampoco es raro que me lo siga dando… un beso

después, :))) conseguido.

charo :) menos mal, eh? Sigo pensando que al final, somos nosotras las que nos encontramos, solitas y todo. Un besazo guapa

Carmen dijo...

Noria, tal vez sea un poco de todo. Sepamos elegir y punto :) Bienvenida. Un beso grande.

Alive :) bueno, yo so la típica que se aburre en un parque de atracciones, y que en la feria se gasta el dinero en los puestos de tiro o comiendo patatas fritas jaja no me gustan las atracciones que marean. Ya tengo bastante con lo mío :) un beso

Isabel sí… siempre encontramos el camino. Hay que confiar. Confiemos, guapa. Un beso enorme.

Carmen dijo...

lanobil, puede ser definitivo… pero habrá más, y mejores =)

Carol Blenk :))) eso es que te caigo bien! Que por otra parte, joder qué guay jaja Me alegro que te guste. De verdad. Eres un encanto. Sí, un verdadero encanto. Un beso enorme

mis cosas in(visibles) sí… pero mal de muchos… ;) es cierto eso, por casualidad, te equilibran las mejores manos. Qué bien… un besote

Gwynette niña valiente =)) la imagen de nuestros padres cuando éramos pequeñas es algo indescriptible. Pero tú lo has hecho de un modo fabuloso. Un beso enorme

Carmen dijo...

lanobil, puede ser definitivo… pero habrá más, y mejores =)

Carol Blenk :))) eso es que te caigo bien! Que por otra parte, joder qué guay jaja Me alegro que te guste. De verdad. Eres un encanto. Sí, un verdadero encanto. Un beso enorme

mis cosas in(visibles) sí… pero mal de muchos… ;) es cierto eso, por casualidad, te equilibran las mejores manos. Qué bien… un besote

Gwynette niña valiente =)) la imagen de nuestros padres cuando éramos pequeñas es algo indescriptible. Pero tú lo has hecho de un modo fabuloso. Un beso enorme

Carmen dijo...

AEROSTAR ayssss, niño, si yo me cuido… claro que me cuido. Vaya, tu parte de la historia tampoco es agradable, no… pero ahora ya somos un poco más grandes, digo yo que algo habremos aprendido… un besazo

aviadora jaja también?? Ohhhh viendo los fuegos. Así yo no podía perderme jamás, porque me daba tanto miedo que los veía siempre en brazos de mi madre. En realidad, bastarían pequeños momentos de equilibrio, para que no se me olvide, que a pesar de tanto movimiento y tanta historia, es posible pararse quieta un momento, y respirar sin marearte. Un beso enorme, preciosa.

Marley dijo...

Disculpa si no me valgo de un canal más apropiado.
Pero, por si conoces a alguien que pueda interesarle este dato, aquí lo dejo.

Lencería hasta la talla 90.

www.marley-lingerie.com

GRACIAS POR RECOMENDARME

sergisonic dijo...

Las ferias y los circos me ponen triste. Incluso me dan algo de miedo.
No me gustan las norias. Y ni el algodón de azúcar sive. No te dees hipnotizar por ese gran mecano que da vueltas.
Quien gira eres tú.

Carmen dijo...

Sergisonic entiendo lo que dices. De pequeña no me gustaba nada el circo. Tampoco el zoo, o los parques de atracciones. Pero las ferias sí... ahora también me encantan. Siempre y cuando no me pierda, despues de rodar y rodar.. aysss =) besote grande