sábado, 11 de abril de 2009

jaras



La abuela era una cría de 16 años
cuando enamoró a mi abuelo el estraperlista.
Qué valiente mi abuelo, huyendo de los guardias,
escondiendo el aceite y el café en las cunetas del monte.
Tenía una novia de toda la vida
pero la abuela Carmen era tan bonita,
que lo dejó todo
para empezar de nuevo con ella.

Luego vinieron hijos.
Después la guerra.

El tito Diego se murió de sobresalto,
- me cuenta mi madre.

Lo sacaban cada noche
para fusilarlo
pero siempre lo devolvían al cuartel vivo,
con el susto tan metido en el cuerpo que dejó de hablar.

Al tito Diego lo indultaron,
pero no llegó a quedar libre
porque una madrugada de fusilamientos
se le paró el corazón.

11 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Muy tristes, pero hermosos versos nos entregas..

saludos fraternos con mucho cariño..

un abrazo inmenso
que tengas un buen fin de semana

Calypso dijo...

Qué daño tan grande causan las guerras...¿Y para qué? un sinsentido que afecta siempre a los mismos...

Bonito texto.

Un abrazo!=)

Espérame en Siberia dijo...

Los horrores de la guerra. Nunca he sabido qué comentar en estos temas.

Te dejo un abrazo.

Noria dijo...

mezcla de sentimientos; por un lado, la historia de amor de los abuelos: dulce. Por otro, la guerra y sus trincheras, cavadas hondo en cada familia.

hermoso resultado en tus palabras.

abrazo

claradriel dijo...

Mi bisabuelo quedó en silla de ruedas y mudo, también, después de esa pesadilla de creer cada noche que iba a ser fusilado... historias paralelas...

O sea, que tú has salido a tu abuela... bonita a rabiar.


Besos de jara, preciosa.

Ra dijo...

Mi abuelo decía que en una guerra siempre hay perdedores.

Y que el Amor era a lo único que se agarraban los soldados en el frío de las trincheras.
Como corazones ardiendo.

Unos en llamas y otros en siencio.

Jin dijo...

siempre me ha gustado en ti lo nieta que eres: cuánto cariño emana de tus palabras...

amsha dijo...

ufff qué decir, cuánto amor, cuñanto dolor...
1saludo

Dara Scully dijo...

La abuela Carmen se le metió por los ojos y le robó el corazón. Y se lo quedó para siempre.



un miau gigante, bonita :)

manuel_h dijo...

historias terribles que leo, precisamente, un 14 de abril.

besos

begusa dijo...

a veces el corazón se para en los momentos más estúpidos y sobre todo... en los más inoportunos... qué canalla el corazón (siempre pretende ir por libre)