domingo, 31 de mayo de 2009

me gusta que las cantantes pop desafinen tanto



no tengo mucho que contar,
que a veces llueve porque tiene que llover,
y otras sale el sol
y pica.

quiero hacer todas esas cosas que se hacen en verano,
o que se sueñan hacer en verano cuando uno no puede hacerlas.

quiero partir una sandía a la mitad,
y comérmela con una cuchara,
quiero bailar descalza las canciones tontas de todos los veranos,
estrenar bikini,
perder toallas,
cosas así.

quiero coger el coche,
ir todo lo lejos que de la gasolina.

y ducharme con agua fría,
picar todo el rato,
ponerme morena-morena
beber cerveza muy fría
abrazar mucho,
dormir sin nada
enamorarme de cualquiera
y que no dure.

En verano no se domestican
animalillos salvajes.

12 comentarios:

Fernando dijo...

Y en el invierno, ni lo intentemos...Aunque debamos dormir "sin nada".
Siempre te leo
Un abrazo

Yusuke Hatanaka dijo...

Y veré que me equivocaba, pero al verano siguiente lo volveré a intentar porque analizar las consecuencias para el futuro no viene siendo lo mío

Un saludo

Adolfo Payés dijo...

Muy bello.. un gusto pasearme por tu espacio y leerte..

saludos fraternos
un abrazo

Isabel dijo...

Casi es mejor que no pienses en todo lo que quieres hacer, simplemente disfruta lo que hagas;sea lo que sea, en verano o en cualquier otra estación.
No es la cantidad lo que importa,sino la calidad,amiga.
Y a veces la calidad cuesta muy poco... ;-)
Un besazo,bonita.:-)

Pi dijo...

Ay, mi querida y sentimental Carmen, "enamorarme y que no dure". Enamorarme y emocionarme. Yo quiero ese verano también. Qué frío todavía, no?

Beatrize Poulain dijo...

Yo no entiendo la finalidad de la horquilla de la de la camiseta bonita verde del corazón... para qué se la pone si luego se sujeta el pelo por detrás de la oreja? En qué quedamos?

A mi lo que me encanta es no entender las horquillas de las cantantes de pop en verano.

Pepa Luna dijo...

En verano se nos permite ser unas salvajes... Yo incluso me permito algunas licencias..., poéticas, claro.
Y me anudo a la cabeza el pañuelo de lunares, que jamás creí que anudaría a mi cabeza...
Todo eso en verano. Nadie va a domesticarte, puedes correr a tus anchas por el mundo... Tuya es la tierra... Al galope, a piñón fijo.
Como quieras. Yo te quiero en libertad, morena-morena...

Pepa Luna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Serendipiando dijo...

Yo tengo ganas de enamorarme, muchas: no de la vida, la familia, los amigos, la música o la palabra.
De esas cosas ya me enamoré y no me desencantaron.
Tengo ganas de enamorarme de alguien que se enamore de mí.
Y que dure más de un verano.
Me gustan la frescura y la vitalidad de tus escritos.

Carmen dijo...

Fernando :)) siempre hay alguna excusa para no ser domesiticada. Dormir sin nada o ¿es CON nada? Pues gracias por leerme siempre. Un beso

Yusuke Hatanaka a mí se me da fatal advertir. Da igual las señales luminosas, da igual todo. No me sirve de nada. Y tampoco, por lo que se ve, a los otros. Saludo

Adolfo Payés gracias siempre, por los piropos, por pasarte. Un beso

Carmen dijo...

Isabel empezó mi verano. Este año lo tenía más cerca, y lo estaba saboreando antes de empezar. Mi madre siempre me ha dicho que lleno antes el ojo que la panza. Pero es que no lo puedo evitar :)) Quiero disfrutar, y disfruto. A veces la calidad cuesta muy poco, qué razón tienes, niña. UN besazo, con vestidito de verano

Pi duermo con las ventanas abiertas desde hace unas semanas, ya no recuerdo exáctamente eso del frío :) Un amor de los que iluminan, y nos deja la piel estupenda :) Un abrazo, dulce

Beatrize Poulain :)))) no todo tiene una finalidad concreta. Como esa horquilla, por ejemplo... oye y qué más te encanta? hoy he descubierto cuantísimo me gusta practicar claves de sol en un pentagrama con un niño de 8 años. Sí. Me encanta.

Carmen dijo...

Pepa Luna a mí los lunares siempre me parecerán de lo más estéticos. Y sensuales, sí. Los lunares me gustan en la piel y en los pañuelos. En los bikinis, en los zapatos. Quiero no salir corriendo esta vez, cielo, quiero andar de puntillas por la tierra, morena-morena. Querer en libertad, deberían enseñarlo en las escuelas.

Serendipiando suerte. Mucha suerte. Es una época bonita para empezar historias. Y besarte en las terrazas de verano, en las verbenas de las fiestas, en la sombra de los árboles... Suerte, toda la del mundo. Un beso grande