martes, 16 de junio de 2009

no he topado con muchos malos en mi vida; sí algún tarado, y muchos cobardes.




cuando era pequeña coleccionaba pedacitos de baldosas.
Después, en la universidad, coleccioné dados.
Y nada más.
No he coleccionado mucho más en mi vida.

Palabras, tal vez.
Las que no sé muy bien como utilizar.
Las más bonitas,
las que se le escapan a mi madre de la boca.

14 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Que bello.. sentimientos escritos nos entregas.

un placer pasar por tu espacio

saludos fraternos
un abrazo

besos

begusa dijo...

yo colecciono sonrisas... a veces en sueños... también ojos (porque me resulta demasiado cruel que los que me miraron brillantes y líquidos... ahora lo hagan opacos y de soslayo...)

MissSunshine dijo...

¿Por qué será que a los seres humanos nos gusta tanto coleccionar objetos?

Nosé, creo que en toda colección llega un momento en el que te preguntas qué es lo que estás haciendo..

Enhorabuena por el blog, me encanta :)

MissSunshine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
amsha dijo...

eso es mucho más valioso que muchas otras cosas que la gente colecciona... las palabras son vitales, una sola palabra puede ser crucial! sigue coleccionando palabras....un beso

delirante dijo...

yo he coleccionado de todo, aunque me cansaba pronto... o me daba por tirarlo todo muy lejos...

no me gusta atarme a cosas del pasado...
que el hoy es bonito, o al menos hay que tratar de conseguirlo...

hoy colecciono sonrisas y abrazos, sobre todo, cuando van juntos :)

Beatrize Poulain dijo...

Yo coleccioné cómics de Asterix, cromos, minerales, ositos de peluche, películas en blanco y negro y libros de pensadores del S XX.

Y llegados a este punto, con casi todo lo de arriba sin tocar, he llegado a la conclusión de que coleccionar es malo. Es sinónimo de acumular. Acumular es un antónimo de usar y desgastar, es decir, de vivir. Y, se supone, estamos aquí para eso...

Cuando acumulas, las cosas no te caben en la vida. Y eso es malo.

PD: qué has hecho con los trocitos de baldosas?

Francesca dijo...

Me gusta eso de "... las que se le escapan a mi madre de la boca." Mi madre es del sur y siempre me está hablando en metáforas. Su mundo está hecho de imágenes. Mis amigos, cuando van a su casa, siempre me hacen traducirla. jaja Pero a mí me encanta

Ra dijo...

A mí ya me has coleccionado...

NaTaLiA dijo...

Buscaba fotografias de Jean Loup Sieff, y precisamente buscaba la bailarina, me gusta! y caí en la lectura de los escritos que quizas no solo sean un diario... te dejo mi blog, me gusta compartir

http://huelealunamojada.blogspot.com

Desde Colombia Natalia

javi brasil dijo...

Ochos versos dulces y delicados, como un niño delante de una pastelería.

mollada dijo...

pues sí...un día podemos cambiarnos las repes, sipi, sipi,nopi.

:) mua!

maktub dijo...

me encanta esta entrada, he encontrado tu blog y lo pongo entre mis amigos para entrar más a menudo porque me ha gustado, un saludo

Didac Udagoien dijo...

las que se escapan... que son las que están vivas, claro, o más vivas.