viernes, 25 de abril de 2008

cuando salgo del trabajo, ya no me pongo el abrigo para volver a casa



Ella pasó por el quirófano a los 18
para subir dos tallas de sujetador.

Dice que su madre se enfadó tanto que le dijo cosas muy feas.
Pero ella tenía decidido que quería reconocerse
al mirarse en los espejos.

Ahora lleva grandes escotes
y mientras me pide unas caladas
me dice:
'sí, ya sé lo que estás pensando,
que soy una frívola.
Pero cielo,
te prometo que al físico de los demás no le doy importancia.
Incluso al mío, fíjate lo que te digo.
Parece una chorrada pero es cierto...
Ya no me obsesiona.
Ahora me siento guapa, y punto.
Eso no es malo, no crees?'

Claro que no es malo.
Al principio pensé que era una frívola,
tiene toda la razón.
Pero en seguida supe que no era cierto.

Me pregunto cuantas veces he dado por hecho ciertas cosas
que luego resultaron ser mentira.

Supongo que tantas
como veces dudé
aquello que estaba más que clarito.

Asusta un poco empezar a pensar mucho en alguien.
Pero por otro lado,
los latidos dan un ritmo distinto.

y comer, y sentarme
y vestir y ducharme
y cantar y reirme...
empiezan a ser ritos
extraordinariamente nuevos.

Parece una chorrada, pero es cierto.
Enamorarme ya no me obsesiona.
Además me siento guapa, y punto.
Eso no es tan malo, no crees?

8 comentarios:

38 grados dijo...

frivolizamos sobre los frívolos, criticamos a los que critican, y murmuramos sobre los que murmuran.
deberíamos mirar más nuestro propio ombligo, y de este modo, algún día, nos veremos guapos.
un beso

hans k dijo...

hay términos que se usan gratuitamente, y todo depende del punto en la escala; al final, la existencia se trata de eliminar insatisfacciones, de uno u otro tipo, en mayor o menor grado. creo que esto nos ayudaría a entender casi a cualquiera: nuestra lucha diaria es eso, estar un poquito mejor. sólo así se puede disfrutar de sentirse vivo.

aviadora dijo...

Sin duda, estás saliendo del limbo ^^

Gwynette dijo...

No es malo, no..es sano ! =_O

Pasito a pasito, a pasitos enanos ..:-)

Petonets

aylén dijo...

enamorarse es como un golpe vitamínico para el ego, el alma, el cuerpo. fantástico!
amar, en cambio, es como un estado de permanente salud. saber reconocer, asumir y vivir lo que amamos es nacer, crecer, morir y revivir muchas veces en vida. o sea: una aventura que vale la pena, sin duda.

Besito

sergisonic dijo...

leo y a imagino con música de la velvet.
por ejemplo.

begusa dijo...

yo por un segundo me he enamorado de ti... y me ha parecido tan chispeante y escalofriante... que me han entrado ganas de cruzarme contigo por la calle y rozarte sin querer la mano con el dedo meñique. [glups]
nada es tan malo, no? ;)

Casiopea dijo...

A mí tampoco me obsesiona ya enamorarme... es curioso cómo pueden coincidir los momentos vitales de dos personas que no se conocen de nada.

Tu blog es luz.

Besos

Casiopea