miércoles, 22 de octubre de 2008

para qué voy a tender la ropa, si está empezando a llover



Se ha montado en Sol un señor muy borracho
que cantaba alguna canción entre dientes.

Me levanté para que se sentara,
porque sabía que si el metro empezaba a moverse
se iba a caer de bruces al suelo.

Todos miraban. Yo también miraba como miraban.
Me daban ganas de preguntar en voz alta
cuantos de los que estábamos allí
no nos iríamos de farra en lugar
de a trabajar...

Quizá hubiese sido un razonamiento absurdo.
Pero es que no soporto que se juzgue a los demás
sin conocer la historia completa.

Hay días muy largos.
Otros un poquito menos.
Yo tengo que decidir algo.
Bueno... un par de cosas.
Y tendría que contar la historia desde el principio
para que nadie se precipite
haciendo juicios injustos.

22 comentarios:

Jin dijo...

esta foto es tuya? es preciosa. y la chica fumando también la supongo preciosa...

y lo de ceder el asiento en el metro se está volviendo rarito eh! aunque el otro día me lo cedieron a mi y lo agradecí... ¡pero me sentó regular: las canas no perdonan!

Isabel dijo...

Qué aire fresco respiro cuando entro en tu espacio,donde se respira aún sin "contaminación".
Eres natural,como la vida misma.
Y muy especial;"rara avis" que debería ser especie protegida...
:-) Un besazo,amiga.

38 grados dijo...

Qué cierto....solemos enjuiciar a alguien por un gesto, un acto, una actitud o una pinta....mientras desconocemos su telón de fondo.

...y lo peor de todo es que entre juicio y juicio, ignoramos nuestro propio ombligo.

Un beso.

Ra dijo...

Y el gusto que da poder cantar en el metro?

Y que todos te miren y te de igual?

Probadlo! Es una gozada.

Un levitar increíble.

Gracias Pasitos porque nadie se pregunta por "el más allá" que envuelve a una persona. Casi nunca. Sólo a veces, y esta vez, has sido tú.

Saludines y Felices Lluvias.

Didac Udagoien dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Didac Udagoien dijo...

¿hay algo más humano que los prejuicios?, igual tal vez, pero más... no creo.

reminiscencia del viejo instinto de supervivencia, supongo.

Gwynette dijo...

Cuenta, empieza por la primera...:-)

Besitos

A TÚA NENA dijo...

Pues eso, no cuelgues la ropa, cuentanos cositas, así como tú sabes...

Estoy tan acostumbrada a visitarte que a veces se me olvida que no te conozco.

suerte con las decisones.

mua.

manuel_h dijo...

Pues pudimos coincidir tranquilamente en el Alcaraván, porque son bastantes las horas que paso por allí. Buena elección la de los bares.

La Penca dijo...

A mí tampoco me gustan esos juicios que se hacen así a botepronto y sin tener conocimiento de la situación...Será que las mañanas son un poco inhóspitas, y en el metro bajo tierra más...Besos de fin de semana ;)

FER dijo...

¿Y qué fue de él? ¿Dónde se bajó? Ahora me he quedado con las ganas de un viaje en metro con desenlace...

Beso

carmen dijo...

al final, qué ha pasado? has decidido?

begusa dijo...

hay historias con principio difuso y otro con final en búsqueda y captura... siempre es mejor no hacer juicios... y limitarse a tratar de entender... salu2 bufanderiles

claradriel dijo...

Cruzo los dedos por tus decisiones. Que sean de lo mejor que te puede pasar. La vida, mi Carmen...


Besos.

Francesca dijo...

Juzgar a los demás es algo instintivo, primario. Lo que se aleja de lo normal o lo habitual siempre nos da miedo por desconocido... No debería hecerse, pero... tu tal vez estes poniendo palabras en las miradas de los que se montarón en el metro... No es una crítica, es tan sólo un reflexión.
bsos

Carmen dijo...

Jin me la hizo una amiga, muchas gracias por la parte que me toca :)) jajaja a mí me volvieron a llamar señora en una tienda, viene a ser parecido, no?? un beso preciosa


Isabel, me alegra que me leas así, sin 'contaminar'. Ultimamente le tengo un miedo atroz a dejar de sorprenderme. Me dices cosas preciosas, es un gusto que vuelvas por aquí, de verdad. Un beso grande para ti


38 grados a mí me molesta que seamos (me incluyo) tan hipócritas, y nos amoldemos a la vida que nos viene de fábrica, y sin dejar de sonreir, claro. No digo que una borrachera sea una revolución, estoy hablando de la raiz de todo eso. Un abrazo

Carmen dijo...

Ra, yo lo hago. Y por la calle. Salió solo, natural. Con los auriculares no me daba cuenta y empezaba a tararear muy alto. Ahora es un vicio que no me quito. Quizá es que como no sé silbar... :) gracias a ti, un beso


Didac, si es tan viejo, quizá es algo que debamos empezar a corregir en matices, no crees?? Un beso


A TÚA NENA, quién dice que no nos conocemos?? :) dejé la ropa, me hice un café, igual que ahora. Un beso guapa

Carmen dijo...

manuel_h, vaya, yo también estuve bastante rato, y acabé con las existencias de pacharán :) gracias. Un besote


La Penca yo entro a trabajar al medio día, tengo un horario algo más raro. Es una hora en la que el metro va relativamente tranquilo, y puedo mirar mejor, y atender a cuanto me rodea. QUizá por eso avanzo tan poco en los libros que leo en los viajes. Besos, de sábado tempranito


FER pues... la verdad es que me bajé yo primero. Él se quedó durmiendo dentro. No hay desenlace. O quizá sí. Quizá ese sea el mejor de los desenlaces. Un beso curioso

Carmen dijo...

carmen me dejé decidir. Me gusta demasiado estar aquí. Gracias por la conversación y por tu mail... espero no decepcionar. Empiezo a estar segura. Ya me he hecho una lista de cuanto quiero empezar a hacer. El rollo experimental duró demasiado, tal vez. UN beso muy grande, bonita


begusa pues eso, eso mismo digo yo. ays, qué frío... un beso grande


claradriel ya... la vida, y los golpes de viento. Qué frío, pero qué viva otra vez. ¿Todo bien, bonita?

Carmen dijo...

Francesca quizá tengas razón. Quizá no sé interpretar miradas. Simplemente me pareció que machacaban con la mirada y con los gestos a ese señor. Beso

Lilo dijo...

Cuánta razón tienes!!! Por qué se juzga sin saber las historias completas?

Didac Udagoien dijo...

para juzgar, siempre cuenta más la propia historia que la (s)tuya...