sábado, 1 de noviembre de 2008

ayer compré una cajita de cristal en una tienda de cosas viejas, para no guardar demasiado, y ser consciente de lo que tengo




he cambiado de sitio los muebles del salón.
Ahora la mesa está junto a la ventana,
y puedo comer mirando la calle.

Y escribir, mientras se mueven los árboles
y parpadean las primeras luces de navidad en un pequeño bar de abajo.

Decidí quedarme con lo que tengo,
y no pienso en una renuncia cobarde,
sino en una apuesta sincera
a la vida que empiezo a construir.

Los cimientos están.
Pero apenas levanté un par de muros.
Así que muchas madrugadas se cuela el frío
y me hielo,
y tengo que acurrucarme en una esquinita,
pensando el modo en el que pueda sentirme a salvo
sin traicionarme.

La parte buena está
en que me siento a tiempo...

Es justo el momento de hacerse la gigante
y creérselo,
de puntillas y tan segura,
cruzando de noche la Gran Vía.

15 comentarios:

manuel_h dijo...

ya hay luces de navidad??? santo cielo!

las cajitas pequeñas se llenan igual que las grandes.

Isabel dijo...

Carmen,qué bien se está en tu casa;¡para qué mirar fuera con todo lo bueno que tienes dentro,mujer!
Por cierto,me encanta la presentación de fotos que tienes puesta ahí arriba; sabes que me gusta la fotografía y me parecen unas imágenes llenas de encanto.
Un besazo y felíz fin de semana.:-)

Fernando dijo...

perdona si me etrevo a decirte que no levantes paredes, ni muros y un mínimo de puertas para que, en cualquier parte de la casa que esté, te pueda ver...

adictaacruzarenrojo dijo...

Me ENCANTA.

:)

Gwynette dijo...

..y yo que presiento que tu casa es acogedora como tu..Sagitario!:-)

Petonets

Carol Blenk dijo...

Quedarte con lo que tienes...esa es una decisión muy buena, yo no creo que te arrepientas.
Yo no movería de aquí por nada del mundo, no sé, todo es muy complejo, muy raro. Pero hay cosas que se sienten desde muy adentro, y suelen ser las que salen bien.
A ti te irá bien, joder, claro que sí.

PD: Soy adicta a esa canción por tu culpa, lo sabes, verdad? ;-)

Carol Blenk dijo...

Quedarte con lo que tienes...esa es una decisión muy buena, yo no creo que te arrepientas.
Yo no movería de aquí por nada del mundo, no sé, todo es muy complejo, muy raro. Pero hay cosas que se sienten desde muy adentro, y suelen ser las que salen bien.
A ti te irá bien, joder, claro que sí.

PD: Soy adicta a esa canción por tu culpa, lo sabes, verdad? ;-)

carmen dijo...

Tomar sopa es una de las formas de sentirse a salvo. Seguro que no te traicionas, tú sabes hacerlo. Y no pasa nada por no estar a salvo. Sólo están a salvo los que no se lo preguntan nunca...

FER dijo...

Eso de cambiar los muebles de sitio siempre me recuerda al relato de Mrożek:

http://somoscontingentes.blogspot.com/2008/02/de-revolucionarios.html

La Penca dijo...

Lo de hacerse la gigantes y creérselo es clave...

...Qué bien que ahora puedas mirar por la ventana mientras comes o escribes...Seguro que te viene la inspiración y ni te enteras ;)

Besos.

Jin dijo...

yo bien a gusto me tomaría un té contigo en esa esquinita... qué digo, si ya lo estoy haciendo! perdona por entrar sin avisar, pero tu casa invita mucho...

Ra dijo...

Apuesta sincera
a la vida que empiezas a construir.

Enhorabuena!

Piedra a piedra, paso a paso.

Si sigues en la línea amarilla... hay muchos mundos por descubrir en ella!!!

Gracias por tus pensamientos.

claradriel dijo...

Precioso. Te irá bien, niña dulce.

Pilarcita dijo...

tu lugar es muy lindo.

begusa dijo...

no importa si no hay techo que paredes quieran aguantar... ni siquiera sentirse a salvo
si se está a tiempo... (y siempre se está) ; )
suerte